• TGCQ

El Gobierno lleva a Diputados el proyecto de ley sobre fomento agroindustrial

El proyecto de ley sobre “Fomento al Desarrollo Agrobioindustrial”, debatido entre el Gobierno y representantes de la cadena productiva durante más de un año, fue firmado por el presidente Alberto Fernández y este jueves será enviado a la Cámara de Diputados para que sea debatido en el Congreso.


La iniciativa fue presentada a fines de septiembre en la Casa Rosada, con la presencia de la mayoría de las 64 entidades integrantes del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) que participaron de la discusión. El ahora documento oficial también lleva las rúbricas de los ministros de Agricultura, Julián Domínguez, de Economía, Martín Guzmán, y del jefe de Gabinete, Juan Manzur.


En la propuesta se establecen una serie de beneficios impositivos para la ganadería y la agricultura con el objetivo de alcanzar exportaciones anuales por US$100 mil millones y generar 700.000 empleos en 10 años.


En la presentación oficial del proyecto de Desarrollo Agroindustrial, presentado el jueves 30 de septiembre en la Casa Rosada, se planteó un horizonte de 10 años, pero el artículo 2 en realidad establece una vigencia hasta el 31 de diciembre del 2025, que puede ser renovable o no por 5 años más, siempre que “el cumplimiento de los objetivos y finalidades planteados así lo requieran”.


Esa cláusula fue cuestionada por algunas entidades del sector, como la Fundación Barbecheando formada por productores para seguir la agenda legislativa vinculada al campo, ya que consideraron que “no es sustentable, porque un plan a 4 años lo hace coyuntural y hasta electoralista”. Otro aspecto criticado por varios referentes del agro es que no se haya incluido la posibilidad de una reducción, ni siquiera escalonada, de las retenciones.


En su artículo 1, la iniciativa se propone el objetivo de “promover el aumento de la inversión y el empleo, impulsar la producción y la competitividad de los distintos sectores que forman parte de las cadenas agroindustriales, mejorar la productividad y la calidad de las mismas mediante una mayor industrialización, procurar el aprovechamiento integral de la biomasa y su transformación en bioproductos de alto valor agregado”.


Asimismo, plantea la necesidad de “potenciar la producción de los alimentos procesados, agroforestales, tecnologías y servicios para el agro; atendiendo a la heterogeneidad existente en la productividad y en la competitividad de las distintas cadenas de valor y en los productores y las productoras que las conforman”.


Para la ejecución del “Régimen de Fomento al Desarrollo Agroindustrial Federal, Inclusivo, Sustentable y Exportador”, se designó como Autoridad de Aplicación al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Domínguez, titular de esa cartera, se comprometió a impulsarla en el Congreso.


Con todo,​ se requerirá también de la intervención de los ministerios de Economía y Desarrollo Productivo, “cada uno de estos últimos en el marco de sus respectivas competencias, cuando la materia involucrada así lo amerite”.


Asimismo, se dispuso que este esquema funcionará bajo un formato de “Ventanilla Única Digital”, al que deberán inscribirse aquellos interesados que pretendan acceder a los beneficios de la norma, sujeto “a las condiciones que establezca la reglamentación”.


Entre otras cosas, se contempla la amortización acelerada de bienes de 3 a 5 años, y de 2 años en el caso de algunos nacionales. También impulsa un recupero del IVA para las pymes dentro del año de inversiones, así como incentivos para el uso de insumos como fertilizantes y semillas fiscalizadas.


Incentivos para mayor cantidad de carne

En lo que respecta a la ganadería, en momentos donde sigue la tensión con el sector a pesar de las últimas flexibilizaciones para exportar a China, se incentiva a aumentar el peso de la faena sin gravarlo, hasta que se produzca la venta, entre otros beneficios.


En lo que hace a la valuación de la hacienda, para calcularla en las vaquillonas y los novillos, indica que “los y las contribuyentes podrán usar como índices de relación contenidos en las tablas anexas a la Ley N° 23.079, para todas las vaquillonas, el correspondiente a vaquillona de uno a dos años y para todos los novillos, el de novillo de uno a dos años, de acuerdo a la categoría de que se trate”.


Dicha opción “resultará procedente para los ejercicios fiscales que se inicien a partir de la entrada en vigor de la norma”. Así, transcurridos 3 períodos fiscales desde la elección de esa opción, los beneficiarios deberán acreditar “en los plazos y formas que a esos efectos se establezcan”, que el peso promedio de los animales destinados a la faena y comercialización, excepto vacas con un fin comercial conserva/manufactura y toros, “sea igual o superior a los 400 kilos vivos”, o que “dichos animales presenten un rendimiento en playa de faena de 200 kilos res con hueso en gancho”.


Además se aclara que la Autoridad de Aplicación, o sea el Ministerio de Agricultura y Ganadería, también tendrá la potestad “de incrementar los valores de referencia establecidos en el párrafo anterior hasta los 450 kilos vivo, o hasta un rendimiento en playa de faena de 250 kilos res con hueso en gancho, facultad que podrá ser ejercida a partir de los 2 años de sancionada la norma”.


Fuente: Clarin.com


https://www.clarin.com/rural/gobierno-lleva-diputados-proyecto-ley-fomento-agroindustrial_0_S4dFijl0R.html

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo